Inicio TECNOLOGIA UN DERRAME MÁS DE GRUPO MEXICO

UN DERRAME MÁS DE GRUPO MEXICO

Segunda Parte

Javier Velázquez Peña

El último derrame de Grupo México, es condenable de cualquier punto de vista. Desde el ocultamiento de la información hasta el “maquillaje” de los números, pasando por las omisiones y falta de mantenimiento de sus instalaciones, principalmente en la red de carga y descarga y los tanques de almacenamiento del ácido sulfúrico.

Si retomamos los 3 metros cúbicos de ácido sulfúrico derramado a la Bahía de Guaymas, como lo informa Grupo México, tenemos el siguiente resultado:

Un metro cúbico, equivale a 1,000 litros de ácido sulfúrico, por lo tanto, 3 metros cúbicos, son 3, 000 litros de ácido sulfúrico, que multiplicados por 1.842, que es su peso específico, nos arroja la cantidad de 5,526 litros ácido sulfúrico derramados a la Bahía de Guaymas.

Ahora, que si para diluir un litro de ácido sulfúrico, se requieren de 10,000 litros de agua potable; para diluir 5,526 litros, se requiere la cantidad de: 55 millones 260 mil litros de agua potable, lo que equivale a 1,842 pipas de 30 mil litros de agua potable.

De esta magnitud fue el derrame de ácido sulfúrico a la Bahía de Guaymas, con los números de Grupo México, pero la realidad es que fueron más de 30 toneladas las que se derramaron al mar.

Las fallas se multiplicaron por todas partes. Errores humanos sumados a la negligencia e irresponsabilidad de la empresa por la falta de mantenimiento a las instalaciones como a los equipos de carga y descarga, además de la falta de capacitación, entrenamiento, ejercicios y simulacros al personal de Grupo México, fue el detonante de este incidente que ocupa la atención de las redes sociales y los medios de comunicación nacionales e internacionales.

El reciente incidente, no es el primero ni el último. El proceso de operación del sistema de carga y descarga hacia las embarcaciones, es donde hay constantes derrames. Se estima que en los últimos cuatro años, se registraron de 3 a 4 derrames por año, sumando un promedio de 16 “incidentes” muchas veces ocultados y minimizados por Grupo México y funcionarios de APIGuay, que evitaron que llegaran a los medios de comunicación o las redes sociales.

Lo más grave de todo esto, es que muchos de los derrames se provocaron por causa del equipo en malas condiciones de los equipos de operación como errores humanos cometidos por el personal de Mexicana de Cobre en la zona

portuaria, por la falta de capacitación y entrenamiento en el proceso de carga y descarga de los buques tanques.

Consideramos, que resulta ocioso magnificar el reciente derrame de ácido hacia la Bahía de Guaymas, cuando la gente que labora al interior de APIGuay sabe de hechos similares como el caso donde resultaron quemados dos trabajadores de Mexicana de Cobre y falleció quemado un tripulante de una embarcación extranjera que asistía la operación de carga, que resultó equivocada al momento de intentar conectarse al buque tanque.

Y para que nadie se enterara del incidente, los dos trabajadores quemados fueron trasladados en vehículos particulares para que nadie se enterara de lo que había pasado.

El silencio que rodeo a este incidente, queda clara la impunidad con la que opera Grupo México en la zona portuaria y, queda manifiesta la complicidad de los funcionarios de APIGuay, sobre esta clase de incidentes, que ocurren en el área de Mexicana de Cobre, donde tiene almacenados en el cerro de La Ardilla, 4 tanques con capacidad de 10 millones de metros cúbicos de ácido sulfúrico de frente a la Bahía de Guaymas, representando un alto riesgo para Guaymas y sus habitantes.

Lo más grave de todo esto, es que la APIGuay como Grupo México están certificados en ISO14000 y los derrames de

incidentes de ácido hacia la Bahía de Guaymas como la caída de material diverso al mar, difícilmente podrán conservar esta certificación, que le imprimen un plus al puerto sobre el manejo de materiales peligrosos, no solamente de ácido sulfúrico sino de los diferentes minerales que se almacenan en el puerto, entre ellos el concentrado de cobre, de hierro, de zinc y otros productos.

Las omisiones cometidas por APIGuay desde el instante que se tuvo conocimiento del reciente derrame de ácido sulfúrico al mar, una de ellas, fue poner del conocimiento de la Fiscalía General de la República, para que se detuviera preventivamente al Superintendente de la Planta de Almacenamiento y Terminal Marítima de Mexicana de Cobre en Guaymas y el personal involucrado en el incidente, en base a lo determinado en los Artículos 7,8 y 9 del Código Penal Federal.

Y como responsables inmediatos por omisión y otras agravantes sobre el derrame de ácido sulfúrico a la Bahía de Guaymas, es la renuncia inmediata del ingeniero David Huerta Castillo y Antonio Campa, Gerente y Jefe de Seguridad Industrial de la Terminal Marítima de Mexicana de Cobre en el puerto, respectivamente.

NORMAS OFICIALES MEXICANAS

Asimismo, la apertura inmediata de una investigación por parte de SEMARNAT por el incumplimiento de las

diferentes Normas Oficiales Mexicanas, como la NOM-005-STPS-1998 que establece las condiciones de seguridad e higiene para el manejo, transporte y almacenamiento de sustancias químicas peligrosas, para prevenir y proteger la salud de los trabajadores y evitar daños al centro de trabajo, esta norma aplica a todos los centro de trabajo donde se manejen, transporten o almacenen sustancias químicas peligrosas.

Además de todas aquellas, como la NOM-004-STPS-1994 que establece la existencia de sistemas de protección y dispositivos de seguridad en la maquinaria y equipo que se utilice en los centros de trabajo. Establecer las condiciones de seguridad y los sistemas de protección y dispositivos para prevenir y proteger a los trabajadores contra los riesgos de trabajo y que genere la operación y mantenimiento de la maquinaria y equipo;

NOM-005-STPS-1998 es la que establece de manera obligatoria las condiciones de seguridad e higiene en los centros de trabajo para el manejo, transporte y almacenamiento de sustancias químicas peligrosas. Asimismo, las condiciones de seguridad e higiene para el manejo, transporte y almacenamiento de sustancias químicas peligrosas, para prevenir y proteger la salud de los trabajadores y evitar daños al centro de trabajo;

NOM-010-STPS-1999 determina obligatoriamente las condiciones de seguridad e higiene en los centros de trabajo

donde se manejen, transporten, procesen o almacenen sustancias químicas capaces de generar. Establece las medidas para prevenir daños a la salud de los trabajadores expuestos a las sustancias químicas contaminantes del medio ambiente laboral y establecer los límites máximos permisibles de contaminación en el medio ambiente laboral. Y exposición en los centros de trabajo donde se manejen, transporten, procesen o almacenen sustancias químicas que por sus propiedades, niveles de concentración y tiempo de exposición, sean capaces de contaminar el medio ambiente laboral y alterar la salud de los trabajadores;

NOM-017-STPS-2001 Establece obligatoriamente la dotación del equipo de protección personal, selección, uso y manejo en los centros de trabajo. Y precisa los requisitos para la selección, uso, manejo y equipo de protección personal, para proteger a los trabajadores de los agentes del medio ambiente de trabajo que puedan dañar su salud;

NOM-018-STPS-2000 obliga a la instalación de un Sistema para la identificación y comunicación de peligros y riesgos por sustancias químicas peligrosas, en los centros de trabajo. Establecer los requisitos mínimos de un sistema para la identificación y comunicación de peligros y riesgos por sustancias químicas peligrosas, que de acuerdo a sus características físicas, químicas, de toxicidad, concentración y tiempo de exposición, puedan afectar la salud de los trabajadores o dañar el centro de trabajo;

NOM-019-STPS-2004 obliga a la constitución, organización y funcionamiento de las condiciones de seguridad e higiene en los centros de trabajo. Y a establecer los lineamientos para la constitución, organización y funcionamiento de las comisiones de seguridad e higiene en los centros de trabajo.

NOM-020-STPS-2002 Recipientes sujetos a presión y calderas funcionamiento condiciones de seguridad. Establecer los requisitos mínimos de seguridad para el funcionamiento de los recipientes sujetos a presión y calderas en los centros de trabajo, para la prevención de riesgos a los trabajadores y daños en las instalaciones.

NOM-022-STPS-1999 Electricidad estática en los centros de trabajo condiciones de seguridad e higiene. Establecer las condiciones de seguridad en los centros de trabajo para prevenir los riesgos por electricidad estática.

NOM-026-STP-2008 Colores y señales de seguridad e higiene e identificación de riesgos por fluidos conducidos en tuberías. Establecer los requerimientos en cuanto a los colores y señales de seguridad e higiene y la identificación de riesgos por fluidos conducidos en tuberías.

NOM-028-STPS-2005 Organización del trabajo seguridad en los procesos de sustancias químicas. Establecer los elementos para organizar la seguridad en los procesos que manejan sustancias químicas, a fin de prevenir accidentes

mayores y proteger de daños a los trabajadores e instalaciones de los centros de trabajo.

CONCLUSION

Con lo anterior podemos decir, que en el remoto caso que llegue a existir un derrame como el ocurrido en el tubo de venteo, por un error humano o falta de mantenimiento en el sistema de descarga de uno de los tanques de almacenamiento, como el ocurrido hace unos días, que contiene 10 millones de metros cúbicos de ácido sulfúrico en el cerro de La Ardilla, Grupo México, dirá que es un incidente menor, que será respaldado por los funcionarios de APIGuay, como sucede en todos los casos de derrames de dicho producto hacia la Bahía de Guaymas.

¡Ah! Y como Grupo México y APIGuay tienen certificación de ISO14000, con lo ocurrido, para ellos no pasa nada. No tiene consecuencia. Tienen a salvo su certificación, porque no hay pruebas, antecedentes que digan lo contrario, por lo tanto, viva la corrupción y la impunidad. ¡Viva México!