Inicio COLUMNAS INTRAVAGARIO

INTRAVAGARIO

Por Sergio Garcia
SERVICIO DE AVIÓN EN EL AEROPUERTO 
UNA GUARDIA NACIONAL QUE NO PEDIMOS, PERO QUE DEBEMOS MANTENER 
ANA GABRIELA, EN EL CARRIL DE LA CORRUPCIÓN 
NOGALES, Son.- Tiempos traen tiempos y esta semana que pasó estuvo llena de buenas y malas. 
Las buenas fueron por ejemplo que ya tendremos servicio aéreo en el aeropuerto de Nogales, lo cual deberá dar gran impulso a la región, no nada más a esta frontera. 
Cometemos el error en esta frontera de promocionarnos como una ciudad aislada, sin tomar en cuenta que vivimos rodeados de grandes atractivos para los turistas y hombres de negocios. 
Nogales no es una urbe agraciada por lo que poco o nada podemos ofrecer al turista; el monobichi y los murales del Morachis es lo mejor que tenemos, sin embargo tenemos una zona rural envidiable. 
En la zona rural tenemos hoteles en plena montaña, cómodos y con excelente calidad, con todas las comodidades y hasta con internet; además los ranchos de Mascareñas con hospederías bastante buenas. 
Luego, y es lo que siempre olvidan los empresarios y hasta el gobierno, es que podemos promocionar como parte de Nogales a Magdalena de Kino, Ímuris, Santa Ana y hasta Santa Cruz. Todo esto de la misma manera en que Tijuana anuncia Playas de Rosarito, la cuenca del vino, el valle de Guadalupe y hasta el puerto de Ensenada, como si fueran propios. Pero la verdad es que los turistas y hombres de negocios llegan por avión a Tijuana y se hospedan en esa misma ciudad. 
Falta pues una mayor integración de los proyectos en materia turística. 
Ojalá que la ruta Nogales-Hermosillo de esta línea aérea se quede por muchos años. 

GUARDIA NACIONAL 

Esta semana Jesús Pujol anunció además que tendremos a 250 elementos de la Guardia Nacional, que son algo así como los guardias revolucionarios del Ayatola Khomeini, el viejito de canas y que predica de manera constante desde su almenar. 
Pues bien, para el Alcalde es una buena idea que lleguen a esta frontera con el fin de dar mayor seguridad, pero aunque no los pedimos, los nogalenses tienen que ayudar a pagar su estancia y conseguirles donde van a vivir, comer y dormir. 
Esa es la parte en la que no estamos de acuerdo, pagar por algo que no pedimos. Además, se ha visto de manera tradicional que cuando una nueva corporación llega a la frontera, el equilibrio tan difícil que se tiene, se pierde en cuanto comienzan a cobrar sus cuotas o a tratar de detener “a quien no deben”. 
Ese panorama de caos, venganzas y muerte fue lo que trajo a Nogales el Grupo Beta, en sus primeros años. Recordemos que Grupo Beta era una policía armada, igual dependiente del Instituto Nacional de Migración. En pocos meses El Beta se convirtió en una célula más del narcotráfico, con gente armada al servicio de los varones de la droga, o siendo ellos mismos controladores del paso de la droga y de los migrantes. 
Incluso fueron sospechosos del asesinato de dos jóvenes policías municipales por allá en 1997 aproximadamente, en el crucero del tren, allá en la colonia Solidaridad. En eso se convirtió la buena intención de los creadores del Grupo Beta, que protegerían a migrantes. Hoy la historia es diferente. Los del Beta ya no portan armas, por lo que ya no son tipos violentos, y solamente están en el “bisness” de los polleros, hasta donde estoy enterado. 
Así pues, mi pronóstico es que la Guardia del Ayatollah Andrés Mohamed López Obrador, se convertirá en todas las fronteras del país en un factor más de la corrupción nacional. Aunque deseo estar equivocado. 

ANA GABRIELA, ESE DOLOR DE CABEZA 

Pues resulta que la mala administración en la Conade ha venido a opacar la estrella de Ana Gabriela, la Gacela de la Campodónico, como le dice el Flaco Sobarzo, y es que la nogalense se había comportado bastante altanera, pero con la prensa nacional no se juega. 

Ana está acostumbrada a ignorar a los periodistas de Sonora y más a los periodistas de Nogales, a quienes ni de casualidad ha atendido. Además la nogalense ha abandonado a esta frontera al grado de que ningún beneficio se le recuerda, ni como senadora, 6 años, ni como diputada, ni nada. 

Esta semana la revista Proceso publica otro reportaje donde le da tremendo golpe a la sonorense, por lo que no pudimos menos que publicarlo, y ahí lo tiene en este face de borderlinea, por supuesto que escrito por el personal de Proceso. 

Y como no me gusta tener largas columnas en face, aquí le cortamos. Nos vemos pronto.